La mala educación

Crecemos pensando que ser maleducado es no dar las gracias, no dar los buenos días o sacarse un moco en público. ¿Pero qué es ser educado? Parece sensato pensar que una buena educación comienza por el respeto a los demás y lo que les pertenece. Y uno no puede ser respetuoso si roba a los demás.

Luego si nos referimos a la educación, hay algo mucho peor que no dar los buenos días o sacarse un moco en público. Es peor no respetar el tiempo de los demás, porque el tiempo es lo más preciado que tiene cualquier ser humano. Es su tiempo, sagrado, para soñar o perseguir esos sueños. Para luchar, para descansar, para estar en familia, para contemplar el mar, para leer un libro, para aburrirse en el sofá. Para trabajar, estudiar o cocinar. Para ir al cine, cuidarse, llamar a un amigo, ayudar a quien lo necesita. El tiempo de una persona es lo más valioso que tiene. Supongo que podría decirse que “tu tiempo es tu templo”.

Y sin embargo de vez en cuando llegan a tu vida personas, lo que entendemos por personas bien educadas. Que dan los buenos días, las gracias y no se sacan mocos en público. Que no levantan la voz, se expresan con palabras cultas y todo lo que se espera de una persona educada. Y te quitan tu tiempo. Te lo roban, a sabiendas, sin un remordimiento, sin ponerse colorados. Te hacen perseguirles para que te aprueben un trabajo, te piden que “le des una vuelta” a lo que sea, sin más explicación, te obligan a andarles detrás para que te paguen una factura. De miles de euros o que no llegue a los cien. Eso da igual. Es tu tiempo y te lo están robando. Así que rebélate contra ello. Porque tu tiempo es tuyo, y es lo más sagrado que tienes. Y quien te lo robe, además de un ladrón, es un maleducado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.