Las 8 lecciones de branding y de vida de una semana en Menorca

Igual es un poco pedante lo de dar consejos, sobre todo si nadie te los pide, pero es que en la semana que he pasado tostándome al sol en las calas de Menorca, no podía dejar de autodictarme notas mentales porque este viaje me ha pillado de un receptivo y un open-minded que no veas. Será deformación profesional, pero últimamente de todo saco conclusiones de branding, de mi vida como autónoma y de la vida en general. Así que si alguna de las notas mentales que aquí escribo para mí misma, como si de una cápsula del tiempo se tratase, sirven a alguna persona humana más, pues mejor que mejor. Yo que me alegro.

 

Nota mental 1: SÉ RECONOCIBLE Y DIFERENTE

El señor que daba voces para vender melones en Son Saura. Guárdalo en tu retina y en tu cerebro. Llegaba con su carro sorteando los obstáculos que se le pusieran por delante, caminos de cabras (literalmente, de cabras), ola de calor,… nada le paraba. Y en cuanto aparecía en la cala, todo el mundo se enteraba de que había llegado el de los melones, porque daba unas voces de lo más personal, una especie de cántico tirolés-balear, un “yÉeÉeÉ” inspirado en el balar de las cabras que había por allí. Como todo el mundo sabía ya quién era solo escuchando su particular sonido, o balido, al final del día ya no tenía que bajar con la carretilla por el último y escarpadísimo tramo hasta llegar a la orilla, porque dando unas voces ya todo el mundo sabía quién había llegado y el que quería fruta, levantaba sus posaderas de la arena y se acercaba donde estaba el buen señor.

Por cierto que con lo del sonido personal, me parto y me mondo acordándome de esto:

Conclusión: si sabes hacer que te reconozcan, qué vendes y cómo pueden encontrarte, venderás más, mejor y con menos esfuerzo. De parvulitos de branding.

 

Nota mental 2: TÚ ELIGES A TU PÚBLICO, Y NO AL REVÉS

via GIPHY

En Menorca tienen muy claro lo que tienen, lo que son y quieren seguir siendo y lo que no quieren ser. Dice la señora que vende los tickets del bus que no quieren ser Marbella (supongo que tampoco querrán ser Magaluf o Ibiza, que les pilla más cerca), que aquello es otra cosa (y es verdad, y ojalá lo siga siendo mucho tiempo). Que cierran el acceso en coche a algunas playas para protegerlas porque si no, la gente no respeta nada. Prefieren los barcos, que ensucian igual (o más) las playas pero imagino que dejarán más moneys. Muy bien, están en su derecho, supongo. Esto se traduce en un turismo más tranquilo, que gasta más y en que la gente puede dormir por las noches a pierna suelta. Turistas y residentes felices.

Ay, ojalá yo me hubiera aplicado la misma máxima con más firmeza en lo profesional: ¿quieres venir? Perfecto. Estas son nuestras normas y las tienes que cumplir.

Conclusión 1: elige a tu target y no permitas que el target te elija a ti (salvo que sea lo mejor para ti).
Conclusión 2: tienes unas normas, el que quiera trabajar contigo, las tiene que respetar.

 

Nota mental 3: LAS MEJORES VISTAS SIEMPRE EXIGEN UN POQUITO MÁS DE ESFUERZO

 

via GIPHY

¿Que después de 30 minutos andando desde el parking a 32 grados y cargando con la sombrilla, la nevera, las toallas, las bolsas, llegas a una playa que MEH pero andando 10 minutos más entre pinos y a riesgo de escamocharte tienes la súper cala? Eso ni se pregunta. Hemos venido a jugar. ¿Que cuando llegas a casa tienes alguna decimilla de fiebre porque te ha pegado la solana por el camino a base de bien? Pues bueno, pero ¿y el día tan bueno que has echado? ¡Que luego eso en Madrid no lo hay!

Conclusión: con la carrera profesional, con las ideas, con el trabajo,… es lo mismo. Esfuérzate un poco más, no te quedes con lo que obtienes a la primera y con un esfuerzo razonablemente normal, que al final, si empujas un poco más, todo llega. La suerte favorece a los valientes.

 

Nota mental 4: SI TE LAMENTAS POR EL CAMINO, SOLO CONSIGUES HACERLO MÁS PESADO

via GIPHY
Ya sabías a lo que venías. Madrugón-parking-pateo-calita. Pues con alegría. Si tienes que parar, te paras. Bebes agua, respiras y sigues. Pero si vas quejándote por el camino, lo único que vas a conseguir es hacerlo más pesado, para ti y para tu acompañante. Así que si tienes que concentrarte en tu respiración, perfecto. Si quieres ir cantando, perfecto. Si te cuentas un chiste de Chiquito de la Calzada, mucho mejor. Pero no te quejes. Que estás de vacaciones y con tanto sol y tanto movimiento vas a volver hecha un pibón.

Conclusión: los esfuerzos con alegría se llevan mejor. Y el que canta, su mal espanta. Y sigue con el yoga, que te está viniendo de lujo. Que hace dos años, te pasaban las abuelas por los lados subiendo a un volcán en Santorini y ahora te pegas una semana caminando 10km al día y tan contenta.

 

Nota mental 5: NO NECESITAS GRANDES COSAS PARA DISFRUTAR COMO UN MARAJÁ

via GIPHY

Lo rica que sabe una ensalada de pasta o un trozo de piña fresquita en la playa. Para eso no hace falta ser multimillonario. Y con los pies en la orilla.

Contemplar cada día el atardecer, recrearte en su belleza y en que cada día pinta un cielo diferente… eso aún es gratuito.

Conclusión: disfruta de lo que tengas, que lo que importa es la compañía y tu mirada para apreciar la belleza.

 

Nota mental 6: NUNCA PIERDAS LA CAPACIDAD DE MARAVILLARTE

via GIPHY

Una cala de aguas turquesas, arena blanca y rodeada de verdes pinos y la de la toalla de al lado que no levanta la cabeza del móvil. La madre que la parió (con perdón). Por mucho que hayas visto esa playa, no dejes de apreciar su belleza y la suerte que tienes de poder hundir tus pies en esa arena y de refrescarte en ese agua. Y de igual manera, si tienes piscina en tu comunidad o en tu jardín, aprovéchala y disfrútala como si no la tuvieras y te hubiera invitado tu cuñado, solo ese día. No te acostumbres a lo bueno, que no todo el mundo tiene esa suerte.

Conclusión: no seas idiota. Guarda el móvil y mira a tu alrededor.

Nota mental 7: QUE CUNDA EL EJEMPLO

via GIPHY

“Hay que ver, qué guarras están las playas. Qué de plásticos. Ya podrían limpiar.” No, guapa. Ya viste lo que hizo esa chica ayer: cada vez que se bañaba salía con un puñado de los plásticos que se iba encontrando. Así que coge la redecilla de la máscara de snorkel y cada cosa que te encuentres que no debería estar ahí, a la saca. Y entonces, sucede la magia: otras personas ven lo que estás haciendo, caen en la cuenta de lo necesario que es y se ponen a hacer lo mismo. Ojalá dure.

Conclusión: quejarse y jurar en arameo desde tu sofá cuando ves el telediario está muy bien, pero haz algo para cambiar eso que no te gusta. El mundo no lo mueve la gente que opina, lo mueve la gente que actúa.

 

Nota mental 8: EXPLORA, MUÉVETE Y VIVE

via GIPHY

Tirada como una lagartija al sol y poniendo el culete a remojo de vez en cuando, se está bien. Pero si te calzas los escarpines y te vas a enredar por las rocas y a tirarte al agua, se está mejor. De repente te darás cuenta de que tu niña interior no estaba muerta, estaba de parranda. Y cuanto más la saques a pasear, o a tirarse en bomba, o de palillo, o como te dé la gana, mucho mejor.

Conclusión: mueve ese cuerpo, que para eso lo tienes. Y disfruta como lo harías si tuvieras 10 años.

 

¿Te ha servido alguna de estas notas mentales que fui haciendo en mi viaje? La mayoría son obviedades, pero viene bien recordarlas de vez en cuando. ¿Tú también sacas conclusiones de tus viajes? Me encantaría que las compartieras.

Disfruta

Deja un comentario

Your email address will not be published.